viernes, 10 de agosto de 2012

VIA FERRATA DELLE TRINCEE

Último día en Dolomitas y vamos a realizar junto con Dimitri y Lara, dos amigos de la zona, la vía ferrata Delle Trincee (de las trincheras), por lo que nos vamos a la zona de la Marmolada.
Llegamos al lago di Fedaia y estacionamos junto al restaurante que hay en la carretera. Dimitri acierta con el pronostico y la mañana se presenta soleada y eso que la tarde anterior el cielo descargó (para variar) todo el agua que quiso.

Cruzamos la carretera y comenzamos a subir por el sendero 698, son las 8:30 y subimos solos, raro por aquí  Desde el principio las vistas sobre el macizo de la marmolada son realmente increíbles e hipnóticas, lo que hace mas llevadera la continua pendiente.

Macizo de la Marmolada con Punta Penía (izq) y el Gran Vernel (dcha)

subiendo por el sendero 698.

Sobre las 10:00h llegamos al pie de la ferrata y... ¡sorpresa!, hay un telecabina que sube por la otra vertiente y que llega casi junto a la ferrata por lo que nos encontramos con toda la gente que faltaba...

La primera parte de la vía impresiona un poco ya que es una pared muy vertical y aqui las ferratas casi no tienen peldaños que ayuden a subir, teniendo que usar mucho mas la piedra y el cable de vida.

Vistas hacia el Piz Boé.

Preparándonos, atras se ve gente subiendo por la ferrata.

Superando la parte mas complicada.

Otra vez la Marmolada... Preciosa.

Superado el primer tramo, unos con mas facilidad que otros... la ferrata tiene una corta travesía horizontal hasta que llegamos a la base de la Mesolina, donde empieza un destrepe que nos deja en un collado. Seguimos por el sendero con cortas trepadas hasta una fortificación militar situada en una repisa (realmente espectacular), donde nos toca esperar un buen rato a que un grupo con niños acaben los destrepes finales de la ferrata, que son muy deportivos y entretenidos.

Paso del puente, bajo la Mesolina.

Vista de la Mesolina, se ve la gente destrepando por  la ferrata.

Restos de la historia.

Ultimos descensos muy entretenidos.

La ferrata acaba en un sendero que pierde altura rodeando la cara sur de la ferrata hasta dejarnos en el camino 698 por el que regresamos a la furgoneta, tras 5 horas y media.


Vistas al Monte Pelmo (izq) y al Civetta (dcha.).


Por el sendero los restos del I Guerra Mundial se suceden.


Llegando al lago di Fedaia.
Nos vamos de los Dolomitas con la sensación de haber dejado lo mejor para el final. La ferrata no es muy larga pero si entretenida y algo exigente en algún paso pero está bien equipada. Además es un mirador inmejorable sobre el macizo de la Marmolada, el Piz Boé, monte Civetta...
También nos llama la atención lo imprudente que es la gente que se encarama a ferratas como esta sin material o con una cuerda atada a la cintura... Luego pasa lo que pasa...
Para variar la tarde nos despide de esta preciosa zona con agua, pero llega tarde, el día ha sido espectacular.


                                                                   Descarga track:



MAPA:



PERFIL:

1 comentario:

  1. Así da gusto! buena lectura y fotos en el blog. Ánimo y sigue dándonos envidia

    ResponderEliminar